-

:·:·:·:·:·:·:·:·: :·:·:·¿Cuál de todas tus personalidades prevalece cuando estás en soledad?:·:·:·:·:·: :·:·:·:·:·:·:·:·:
-·-

1.31.2007

AT RANDOM

Parece que va a llover

Ya está lloviendo.

La ropa que quedó en la soga pero la gente que no tiene casa.

Justo a tiempo un colectivo aparece y ella sube. Y baja en el parque. El sol ahora logra brillar ese instante en que, le habían dicho de chica, llueve con sol y se casa una vieja. Qué raro. El tiempo está loco, piensa, con cielo gris-pelusa-de-un-rincón otra vez y el agua que no se conforma con las zapatillas sino que busca desaforada sus medias.

Sigue lloviendo.

Las plantas que se riegan solas aunque la gotera en la casa de la Tita.

El palier, el ascensor y ella sube. Y baja al rato a comprar un atado de Camel. Y parece que va a seguir lloviendo, pero ahora no se moja porque estratégicamente la protegen balcones y aleros y el quiosco está cerca.

Y va a seguir lloviendo.

En el medio del living, sentada como indio, las piernas cruzadas, enciende un cigarrillo. Llueve. Aspira el humo gris-de-nube-pero-seco. Llueve. Es un instante, menos que eso, la ilusión de la nicotina completando ese vacío tan abierto justo atrás del esternón. Pero luego el aliento sale empañado y no pasó nada. Ahora la pitada es más intensa, pero lo mismo, nada. Y llueve.

Nunca más va a parar de llover.

Mientras, el último humo sube y ella baja su cabeza en busca del cenicero que quedó un poco más allá de donde ahora le vendría bien que hubiera quedado. Se estira, lo atrae, apenas, con el filo de una uña. Y retuerce como a un gusano despreciable la colilla marrón. El camellito del logo queda deforme. Con la otra mano, la yema de los dedos empujan firmes el cartílago del pecho. Para asegurarse de que ahí no hay un pozo. Pero al mismo tiempo para penetrarlo, revolverlo, sacar todo lo feo, los camellos deformes que propician esa lluvia por, al menos, toda la semana siguiente.

3 comentarios:

Fodor Lobson dijo...

Nada como un cigarrillo para reflejar el triángulo angustia - placer - culpa.
Me gustó el post; escriba más a menudo.

Ary dijo...

Las gibas se me figuran repletas
y vacías de tanta colilla humana tapada de pulmón de manzana verde en el medio oficina veo por la ventana el aire acondicionado que se llena el bidón de agua y rebalsa por la alfombra de cables computados chapoteamos en el oasis te llenas la garganta de flores despedimos a las bestias y
vacíos arena de mares aunque nada despiertos partimos a tambaleantes camellos por la mitad y su gibas nos llueven tantos demonios húmedos que creemos en el diluvio cósmico flotando en las alfombras con Aladino y la inundación en la oficina subo la persiana al pulmón ya no se puede fumar adentro me agarra un frío como de congeladora se me oprime el pecho chapoteo al salir la lluvia me mojó los tiempos.

Fender Gebiet dijo...

Buenas. Me manda Fodor (o bien: desde su blog).

Me gusto el reniego lógico incompleto "Las plantas que se riegan solas aunque la gotera en la casa de la Tita."

Está agregada a mi rss, y si me autoriza, a mis links sobre literatura.